El Maestro llega cuando el alumno está preparado

El Yoga puede llegar a tu vida en cualquier momento. Pero entra en ella para quedarse cuando estás preparado para recibir todo lo que esta filosofía de vida volcará sobre ti. Por eso cuando alguna persona me cuenta que una vez hizo yoga pero le pareció insulso y aburrido, me despierta ternura hacía un tiempo pasado y sonrío de medio lado. Me recuerdo a mí misma mirando el techo desesperada por irme de mi primera clase de Yoga; debatiéndome entre levantarme, a riesgo de parecer una mal educada, o quedarme allí tendida perdiendo mi preciado tiempo. Y sonrío porque el Yoga es como el amor, no llega cuando lo buscamos. Se tiene que dar un cúmulo de cosas para que salte la chispa y prenda en tu corazón. Las circunstancias que te rodeen en ese momento, la disposición de “ese ser” que llevamos dentro de nosotros decidiendo: esto sí, esto no…; y de esa persona que toca algo dentro de ti y hace que algo vibre, te vuelvas hacía ella con la mirada curiosa y la admires.  Por lo que te enseña y por cómo lo hace. Estricto para que avances en tu camino y estricto para que no te martirices si los avances son apenas imperceptibles. Entonces has encontrado a tu Maestro, a ese que seguirás, te hará ser mejor persona  y entablarás una relación recíproca donde ambos, Maestro y alumno, se enriquecen.

IMG-20170624-WA0011

2 pensamientos en “El Maestro llega cuando el alumno está preparado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s