Vinyasa Yoga

Asthanga Vinyasa, meditación en movimiento.

Aunque me encanta disfrutar de vez en cuando de una sesión fascinante y sedante de yoga, donde las posturas son restaurativas y actúan a todos los niveles, el estilo que practico a diario y comparto en clase es Asthanga con Vinyasas –posturas enlazadas para aumentar la elasticidad y equilibrio-

El Yoga es una disciplina milenaria que puede llegar a nosotros a través de distintos caminos, en la búsqueda de realizar algo de ejercicio, estirar,  perder peso, conseguir un cuerpo estilizado, conseguir relajarnos, olvidando durante un tiempo las tensiones y preocupaciones que nos acompañan, etcétera.

Cada necesidad anterior que nos acerca al Yoga es cierta pero, por separada, es incompleta, ya que con el Yoga podemos aunar todas y experimentar, además, una mejoría en nuestra manera de ser y de actuar.

 

Con constancia y paciencia, a través de la realización de las posturas, obtenemos tantos beneficios que muchos de ellos los recogemos pasado el tiempo. Y entonces es cuando te das cuenta de que la vida es mucho mejor con esta disciplina, que nos viene regalada de aquellos antiguos yoguis que tan buen legado han dejado a la humanidad.

Con este estilo, las posturas o ásanas van fluyendo entre sí, en una danza milenaria, mágica, donde la respiración marca la cadencia y es la maestra de ceremonias. No importa tanto la forma externa de las propias posturas como en otros estilos de Yoga, donde se ensalza la perfección de los alineamientos, sino que te invita a sentir el flujo de la respiración y después el movimiento, realizando las posturas desde el interior único de cada cuerpo único.

El Asthanga Vinyasa, un estilo de alta concentración

En las clases de Asthanga Vinyasa se tiene en cuenta una serie de principios que se debe mantener durante toda la secuencia:

  • El uso de la mirada “dristhi”, fijada en un punto determinado según el movimiento realizado, conduce suavemente a un nivel de mayor conciencia.
  • El uso de la respiración  victoriosa o “ujjaji”, se mantiene durante toda la clase; esto crea un ritmo constante e inalterable en la respiración que llega a la mente como un mensaje de calma y paz, un mantra que conduce a la concentración y a una mayor claridad mental.
  • El uso de la contracción voluntaria de grupos musculares opuestos o  “bandhas” para la regulación de la energía, genera un equilibrio de fuerza, sujeción y flexibilidad. Estos puntos son los que trabajamos especialmente en las clases de hipopresivos, desarrollando una especial conciencia en estas contracciones o cierres.

Foto trikonasana Sri Lanka.jpg

Este estilo es el método enseñado por Pattabhi Jois de Mysore, India. Su nombre completo es Asthanga Vinyasa Yoga, firmemente enraizado en los Yogasutras  de Pantanjali.

“No es la persona la que debe adaptarse al Yoga sino el Yoga el que se debe ajustar de forma correcta a la persona”

AT. Krishnamacharya, Maestro de Pattabhi Jois.

 

Vinyasa Flow

Al igual que en el Asthanga Vinyasa, el Vinyasa Flow se mueve entre posturas y posturas, enlazándolas con la respiración.

La diferencia reside en que cada clase de Vinyasa Flow ofrece una secuencia de posturas distintas, aunque todas ellas parten del Saludo al Sol y finaliza con la secuencia final que encontramos en Asthanga Vinyasa.

Durante la secuencia se usan los soportes necesarios y en muchas clases se mantienen algunas posturas para aplicar los principios de alineación de Iyengar y obtener así, también,  los beneficios energéticos de las posturas mantenidas.

Los beneficios que aporta

  • Aumento de flexibilidad: con la práctica, aumentaremos la flexibilidad de la musculatura. La sensación es sencillamente maravillosa, la recomiendo a todo el mundo durante una semana, alternando los días, para que el cuerpo vaya cediendo y la mente acalle los pensamientos negativos con los que te sacude los primeros días.
  • Alivio de dolores, lesiones y artritis: A partir de los 30 años debemos ocuparnos de lubricar las articulaciones con la práctica de un ejercicio consciente que no las desgaste, sino que las cuide y respete. El Yoga ayuda a mantener flexibles las articulaciones evitando sensación de rigidez. La columna vertebral se renueva, encontrando nuevos espacios que harán más grácil y fluidos los movimientos.
  • Desintoxicación: el intenso estilo de Asthanga dilata los capilares, obteniendo mayor oxigenación de todo el organismo a la vez que ayuda a activar la circulación y eliminar toxinas.
  • Fortalecimiento del sistema inmunológico: el sistema inmunológico se refuerza a través del ejercicio oxigenante y la concentración, aumentando la producción de anticuerpos. El descenso de los niveles de estrés después de la clase también reduce la predisposición a enfermar. Te sientes dispuesto, vigorizado y hábil. La pereza para realizar cualquier otra actividad a lo largo del día desaparece.
  • Pérdida de peso: con este vigorizante estilo aumentamos la temperatura corporal, el pulso y por tanto la quema de calorías.
  • Reducción del estrés: La combinación del ejercicio, respiración profunda y meditación es el mejor aliado para sanear los niveles de estrés a los que la sociedad moderna está sometida. Con ello se consigue mejorar el descanso y el sueño, evitar el aumento de peso, las enfermedades, lesiones ¡y sin duda mejora el humor!
Sankhalpa o intención al comienzo 

Es una herramienta excepcional para alcanzar aquello que sabemos que tenemos que cambiar pero lo vamos dejando aparcado.

Al comienzo de la clase, durante y al finalizar recordaremos mentalmente esa frase positiva con una intención o propósito, que quedará grabado en el inconsciente y que será de gran ayuda para cambiar hábitos, reforzar talentos innatos, eliminar adicciones, superar fobias, estimular el aprendizaje, la memoria, alcanzar equilibrios… Es una herramienta ideal que nos puede ayudar a conseguir aquello que queremos.

Los efectos de Sankhalpa  se pueden percibir varios días después de la práctica. Es un trabajo de constancia, con el tiempo ocurre la transformación personal necesaria y anhelada.

Clases en:  Oh! Yoga   

Santuario de Valverde 1-3   28049- Montecarmelo. Madrid

Horarios:    Miércoles: 20:30      Viernes: 11:00

Duración: 70 minutos

¿Quieres probar?    Reserva tu clase aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s