Un propósito común: 108 Saludos al Sol.

En Oh! Yoga, empezaremos por 54 vueltas.

Surya Namaskar o Saludo al Sol.

Los Saludos al Sol son una serie de 12 posturas de yoga unidas en un movimiento constante y sincronizado con la respiración (vinyasa). Es una práctica ideal para comenzar un nuevo día, aunque también es una secuencia que calienta y estira el cuerpo antes de la práctica de yoga en cualquier momento. Sirve para masajear, desintoxicar y estimular casi todos los órganos del cuerpo, aumentando la flexibilidad de la espina dorsal. 

Beneficios del Saludo al Sol

La Vinyasa Surya Namaskar elonga y fortalece la columna vertebral, ligamentos , tendones y músculos. La columna se flexiona y alarga en una cadencia donde los órganos internos y el abdomen se comprimen y descomprimen. Acomoda todas las articulaciones, vuelve más flexibles los músculos, masajea los órganos internos y activa todos los sistemas del organismo: respiratorio, circulatorio, nervioso, digestivo, endocrino y reproductor.

Por qué el número 108 

Los 108 Saludos al Sol es una costumbre que se realiza con diferentes propósitos. Se suele practicar en los cambios de estación, para marcar el inicio o fin de un ciclo, o para renovarse. Ahora que empieza 2019, que será además el último año de una década, será un buen momento para seguir evolucionando sobre todo lo bueno que hemos conseguido, sobre aquello que nos aporta felicidad, desechando los acontecimientos negativos que muchas veces, por como nos lo tomamos, nos hacen sufrir indeciblemente.

El número 108 aparece en textos tan antiguos como los Upanishads (libros donde se recogen las antiguas enseñanzas de los Maestros a sus alumnos). En Astronomía el diámetro del Sol multiplicado por 108, es igual a la distancia entre el Sol y la Tierra.
En el Ayurveda el cuerpo tiene 108 puntos sagrados. Los collares o Malas tibetanos tienen 108 cuentas. Este número simboliza el amor universal, la eternidad y el despertar.

“El 1 representa la Unidad, el 0 el Vacío y el 8 el infinito”

Por qué practicaremos sólo hasta la mitad en Oh! Yoga

La próxima semana, en distintos horarios de clases, much@s alumn@s de Oh! Yoga practicarán este ritual por primera vez.  Y éste es el motivo por el que nos detendremos a la mitad del camino; para no forzar el cuerpo e ir poco a poco descubriendo este maravilloso sendero.

Qué debes saber antes de hacer los 54 Saludos al Sol

Será una práctica guiada, en la que todas las personas participantes fluirán en sus movimientos a la vez, tratando de no adelantarse ni retrasarse. Se trata de un esfuerzo físico importante, por ello deberás estar muy concentrado en tu respiración. Es la misma que venimos practicando en clase de Yoga, respiración “ujjayi” o respiración victoriosa: 5 tiempos para inhalar y el mismo tiempo o un poco más para exhalar. Al convertir la respiración en el mantra que acompaña la práctica, todo tu ser estará en el momento presente, con lo que se convertirá, sin darte cuenta, en una meditación en movimiento. Además, el calor que se genera, limpia, desintoxica y te pone en contacto con tu interior. Puede ser también que remueva emociones atascadas, liberándote de ellas.

Debes estar preparado para que te asalten pensamientos que intenten boicotearte… ¿qué hago aquí?, ¿para qué me he apuntado a esto?

Si consigues sobreponerte y apartar esos pensamientos controlando tu mente, que para eso es tuya y debe estar a tu servicio y no al revés,  conseguirás entrar en un estado de tranquilidad. Cuando termines, te sentirás de maravilla, te sorprenderás de tu propia fuerza, física y mental. Todo esto te ayudará a aumentar la confianza en ti mismo y te hará darte cuenta de que puedes cambiar y transformar todo aquello que te propongas. Vamos, que te dará ¡un subidón!

 

¿Estás list@ para colocarte en la parte alta de la esterilla y vivir esta experiencia?

1 – Escucha en todo momento a tu cuerpo, que ya sabes que te habla.

2 – Si lo necesitas, haz las posturas con modificaciones (apoyando las rodillas en el suelo para bajar el pecho al suelo y entre las manos en Chaturanga Dandasana o haciendo la postura de la Cobra más baja).

3 – No olvides respirar, respirar, respirar…

4 – Acomete este Objetivo Común desde la humildad, apartando el EGO que ya sabemos que no sirve para nada, más que para perder. Haz descanso si lo necesitas en las posturas comodín (Balasana o Adho Mukha Svanasana) hasta que te recuperes y te unas de nuevo al grupo. Lo que importa es que estás ahí, es la intención. 

Al terminar y si te acuerdas, por favor, regálanos un comentario para compartir tu experiencia.

CAMINITO DEL 108

Nueva Shala Oh! Yoga en Montecarmelo

Estoy más que feliz de poder abrir un nuevo estudio en Montecarmelo para nuestra práctica de Yoga y de Hipopresivos.

Como muchas de vosotras sabéis, hasta ahora he venido dando clases en Alayuela. Aprovecho desde aquí para darles las gracias a Carolina y a Franca, por su apoyo y respaldo durante el tiempo que hemos compartido su gran espacio. Como ellas dicen, Alayuela es un espacio para compartir; y vaya si hemos compartido. Ha sido poco tiempo pero intenso, amable y sentido. Guardaré un recuerdo cariñoso de mi paso por él.

A partir del próximo Lunes 3 de septiembre retomamos las clases en Santuario de Valverde 1-3, muy cerquita. Habrá nuevos horarios, eventos y talleres.

Dar las gracias también a todas las que lo habéis hecho posible y a las que empezáis a llegar con curiosidad.

Quiero que este lugar sea un lugar de encuentro. Que sea de todas y de nadie.

Namasté

Sala Oh! Yoga
Nueva Shala, Oh! Yoga, en Santuario de Valverde. Montecarmelo, Madrid.

 

Free Yoga en Montecarmelo

 Unión perfecta de luz, sonido, aire y movimiento….caminito al corazón.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Ayer tuvimos la suerte de poder despedir el día encontrándonos en la magia del yoga. Todos juntos pudimos despedir al sol, bañándonos en sus colores maravillosos mientras sentíamos  que el cuerpo se desentumecía y se liberaba de esas pequeñas ataduras que, si no hiciéramos nada por contrarrestarlo, nos irían venciendo sin darnos cuenta apenas.

Afortunadamente, trabajamos juntos en cada clase para darnos cuenta. Darnos cuenta de todo lo maravilloso que tenemos y que cambiando nuestra forma de respirar, cambiamos los pensamientos, cambiando los pensamientos cambiamos nuestra forma de estar y cambiando esto, lo demás empieza a llegar solito. Los problemas serán los mismos pero la forma de enfrentarlos, vaya si cambia. ¡Y lo que nos reímos!

Gracias, gracias y gracias a cada una de vosotras, las que estáis impulsando siempre cosas, las que haciendo malabares pudisteis llegar a tiempo, las que a última hora os ha sido imposible y a las que os ha dado hasta coraje estar de vacaciones.

 

Malas tibetanos de Gabriela Montaraz, pulseras o collares que enamoran.

 

Tuve la ocasión de comprar mi primer mala en Jaipur, India. Estas cuentas de bolitas las puedes usar como collar o pulsera. Son preciosas y artesanales y si haces un viaje a la India, verás que lo venden en todos sitios. Aunque me compré el primero muy normalito y me encanta ponérmelo como pulsera, después he ido teniendo otros que,  sólo con pasarlos por la cabeza y ponérmelos ya me hacen sentir de manera especial, de bonitos que son.

Os dejo aquí la nueva colección hecha a mano, y me consta que con mucho amor, de Gabriela Montaraz.

Son todos de piedras naturales con cristal y los precios están fenomenal, entre 35 y 45 euros.

¿Aún no la conoces?  ¡Te dejo aquí mi selección!

Contacto y pedido especiales: Gabriela Montaraz

 

 

 

Entrevista a Verónica Astesana, Licenciada en Ciencias de la Educación Física y Deporte.

Profesora de Hatha Yoga, Yoga terapeútico y Anusara Yoga, siendo este último estilo su especialidad junto con la meditación budista, Nagarjuna.

Pero para mí, Verónica es mucho más que eso. Es mi Maestra y Amiga. Con ella aprendo, como si de un libro que no quieres que acabe se tratase, porque ella posee la humildad y la gran responsabilidad de acoger sin juicios todo lo que la vida trae. Si tuviera que definirla con una sola palabra diría sin dudar:  la bondad.

Supe de otra persona que guardó para sí esta cualidad de Verónica con el fin de cultivarla inspirándose en ella, en una meditación preciosa que hicimos juntas en el Taj Mahal. Tuvimos la suerte de certificarnos juntas, las tres, en Yoga Education en India C.Y.ED.

Sin mas dilación, os dejo con la entrevista donde Vero nos da su opinión de la práctica de las sesiones de hipopresivos.