Los Niyamas

Asthanga-Vinyasa Yoga

¿Qué es Asthanga Yoga?  Como ya vimos en la anterior entrada de los YAMAS, este concepto se refiere tanto a los 8 pasos de Patanjali como al estilo de Yoga más desafiante que desde mi experiencia hay.      Los yamas

Hoy vamos a ver los Niyamas o segundo paso de Patanjali. Son hábitos que también podemos observar tanto dentro como fuera de la esterilla.

blog imagen niyama 1

SEGUNDO PASO DE ASTHANGA: El segundo paso son  los NIYAMAS, son los “SI”

  • SAUCHA: Se refiere a la limpieza y al orden. No solo exterior sino interior.  Puede resultarnos tan difícil comenzar por el interior que tal vez sea una buena idea empezar por el exterior. Ordenar y limpiar nuestras cosas será un magnífico ensayo en el día a día, y aprovechar nuestra rutina de yoga la mejor de las maneras para crear un hábito. Mantener ordenado los materiales que usamos en nuestra práctica, colocar la esterilla con cuidado junto a ese compañero que está a medio metro para no molestarlo, doblar con esmero las mantas y mantener un orden visual en clase. De esta manera, cuando se presente el momento de limpiar el interior estaremos  al menos entrenados. Dejar atrás a personas, lugares, pensamientos y vivencias pasadas para dar lugar a lo nuevo que viene será más fácil.
  • SANTOSHA: este niyama nos invita además a no perder la alegría en ningún momento. Una vez leí que “el sufrimiento es inevitable pero la tristeza es voluntaria”.  Me impactó tanto esta frase en ese momento de mi vida que se convirtió en un mantra para mí. Siempre podemos elegir con mayor o menor esfuerzo dibujar una sonrisa en la cara, pase lo que pase. En la esterilla podemos ensayar santosha o el contento, aceptando nuestros límites de hoy, entendiendo por qué están y qué debemos hacer para superarlos sin caer en la frustración ni el victimismo.
  • TAPAS: ¿y cómo conseguimos lo anterior? ¡con el firme propósito de hacerlo! con voluntad y disciplina. Esto son los tapas.  A veces pienso que es como un músculo; cuanto más lo entrenamos mayor respuesta y fuerza nos da.
  • SVADYAYA: podemos aplicarlo en la práctica con el estudio de uno mismo y de nuestras propias reacciones. Interesarnos por conocernos y hasta por sorprendernos a nosotros mismos es un camino apasionante que además nos aporta seguridad.
  • ISHWARA PRANIDHANA: esta consigna de los niyamas nos enseña a reflexionar y dedicarnos un tiempo para saber por qué hacemos lo que hacemos y en qué momento, evitando de esta manera ir por la vida apagando fuegos, nos dará control sobre nuestros actos en cada momento y si nos “equivocamos” al menos no nos arrepentiremos de nada, ya que hicimos lo que creíamos conveniente en ese momento y nos servirá la experiencia sin martirizarnos.

Feliz fin de semana lluvioso

IMG-20170624-WA0011

Los Yamas

Asthanga-Vinyasa Yoga

¿Qué es Asthanga Yoga?

A menudo, y sobre todo cuando empezamos a adentrarnos en la filosofía hindú, este término crea confusión. Hay tanto que leer, entender, averiguar, experimentar que sentimos que no nos va  a dar la vida.

Al hablar de Asthanga  Yoga podemos estar refiriéndonos a dos conceptos distintos: uno, definiendo las Ocho ramas de los Yogasutras de Patanjali, que es la recopilación escrita que hizo este Maestro de todas las enseñanzas que, hasta la fecha, se iban transmitiendo,  por boca oído, del gurú a sus alumnos. Y dos, al estilo de yoga enseñado por Pattabhi Jois en Mysore, al sur de la India, que también recibe este nombre. Y recibe este nombre por lo profundamente enraizado  que está con las Ocho ramas de Patanjali.

Estas Ocho ramas o  normas podemos empezar a practicarlas cada día en nuestra esterilla e ir comprobando como poco a poco, día a día, esa semilla florece y la vamos trasplantando de manera natural a la vida misma.

Ustrasana

PRIMER PASO DE ASTHANGA: son  los YAMAS, son los “NO”

  • AHIMSA o NO violencia: me gusta observar cuáles son mis límites y respetarlos. Por eso me gusta tanto seguir a  Jorge Caballero y su  CállateyhazYoga.  Yoga para ¡gente normal! Si no llegas, no llegas. Detente, respeta tu cuerpo y disfruta de hasta dónde has llegado, saboréalo. Mañana, tal vez, un poquito más.
  • SATYA o NO mentir: Pero,  claro, tampoco vale acomodarse en un límite inferior y decir pues aquí estoy fenomenal y hasta aquí llego. Honestidad con uno mismo, ¿realmente este es mi límite o me estoy dejando vencer por la pereza o el conformismo? ¡Cuántas veces nos pasa esto en la vida diaria!
  • ASTEYA o NO robar: Ese lado del cuerpo, esa mano que hace menos fuerza…tendrá que despabilarse para no aprovecharse de la otra que lo da todo. Cada uno lo suyo. Darnos cuenta de cuando aparece ASTEYA en la práctica de las posturas, nos hará ajustar y equilibrar el cuerpo.
  • BRAHMACHARYA o NO cometer excesos: En este paso hay que dosificarse, manteniendo la energía, la calma y la cadencia durante el tiempo que dure la práctica.
  • APARIGRAHA o NO posesión: Por querer hacer más y más, podemos sentir frustración y juzgarnos duramente a nosotros mismos, llevándonos sólitos, sin ayuda de nadie, a un estado de infelicidad. Volvernos con amabilidad y generosidad hacía nosotros mismos también podemos practicarlo en la esterilla, hasta acostumbrarnos y aprender a gustarnos en nuestra vida diaria.

¿Y tú?, ¿Cómo aplicas los YAMAS  en tu práctica? Me encantará leerte y que nos ayudemos unos a otros a entender y a crecer.

En la próxima entrada los SI, los NIYAMAS o  Segundo Paso de Asthanga Yoga.

IMG-20170624-WA0011

El Maestro llega cuando el alumno está preparado

El Maestro llega cuando el alumno está preparado

El Yoga puede llegar a tu vida en cualquier momento. Pero entra en ella para quedarse cuando estás preparado para recibir todo lo que esta filosofía de vida volcará sobre ti. Por eso cuando alguna persona me cuenta que una vez hizo yoga pero le pareció insulso y aburrido, me despierta ternura hacía un tiempo pasado y sonrío de medio lado. Me recuerdo a mí misma mirando el techo desesperada por irme de mi primera clase de Yoga; debatiéndome entre levantarme, a riesgo de parecer una mal educada, o quedarme allí tendida perdiendo mi preciado tiempo. Y sonrío porque el Yoga es como el amor, no llega cuando lo buscamos. Se tiene que dar un cúmulo de cosas para que salte la chispa y prenda en tu corazón. Las circunstancias que te rodeen en ese momento, la disposición de “ese ser” que llevamos dentro de nosotros decidiendo: esto sí, esto no…; y de esa persona que toca algo dentro de ti y hace que algo vibre, te vuelvas hacía ella con la mirada curiosa y la admires.  Por lo que te enseña y por cómo lo hace. Estricto para que avances en tu camino y estricto para que no te martirices si los avances son apenas imperceptibles. Entonces has encontrado a tu Maestro, a ese que seguirás, te hará ser mejor persona  y entablarás una relación recíproca donde ambos, Maestro y alumno, se enriquecen.

IMG-20170624-WA0011